Mala estructura y pocos empleados retrasan el proceso de profilaxis en escuelas cubanas – Translate Cuba

0


La prórroga comenzó en la bordillo, frente al gran edificio que ocupa toda la cuadra de la calle Tulipán en Lombillo. (14ymedio)

14ymedium más grande14ymedio, Luz Escobar, La Habana, 12 de septiembre de 2021 – La hora de una caminata sindical, la piel que pica al sol y las caras alargadas de los niños cansados ​​de esperar son parte de lo que experimenté y observé durante el proceso de profilaxis de mis dos hijas pasado Viernes. Una caminata que comenzó con la esperanza de la profilaxis pero que se vio alterada por la ineficiencia y morosidad del proceso.

Hubo incertidumbre y quejas entre los padres que llevaron a sus hijos a inmunizar contra el covid-19 en la escuela José Luis Arruñada de La Habana ese día. Sin bloqueo, las críticas fueron más a cuestiones organizativas que a cuestionar la efectividad de la vacuna Soberana 02, desarrollada en Cuba y rodeada de intensa propaganda oficial.

Las preguntas sobre el proceso iban desde cómo ingresar al sitio de profilaxis hasta la errata de asientos al salero expedito en un día impresionado por el calor y la incomodidad de una larga prórroga. Sin bloqueo, la recorrido, lenta y por momentos paralizada, fue atmósfera de intercambio de deseos y miedos antaño de un posible inicio de las lecciones presenciales.

Los que llegaban a la escuela, del municipio de Plaza de la Revolución, fueron llamados por un aviso que, como yo, los alcanzaba por teléfono o vía el agrupación de WhatsApp que los padres guardan con los maestros. En el mensaje detallaron los tiempos por agrupación. Todo parecía muy organizado, pero la efectividad era muy diferente.

«Llegamos tarde porque la vacuna llegó casi dos horas tarde», dijeron varios maestros mientras las primeras quejas comenzaron a aumentar. «Estamos lentos porque algunos niños han tenido una reacción a la vacuna y hemos tenido que detener para cuidarlos», explicaron.

Con solo una enfermera vacunando, el proceso duró horas y, en algunos casos, las familias con hijos de diferentes grados en la escuela tuvieron que esperar el equivalente a una caminata completa de trabajo para poder regresar a casa con sus dos hijos ahora vacunados con esta primera dosis, de un total de tres que se prórroga acoger niños y adolescentes.

Desde las primeras horas de la mañana los alumnos se reunieron en la puerta de la mano de un común. En la citación para venir por la vacuna se explicó que era requisito previo estar acompañados de un adulto y que por otra parte íbamos armados con botellas de agua, montones de celulares cargados y algunos bocadillos. En pocas horas ya estábamos apilados frente a la escuela.

La prórroga comenzó en la bordillo, frente al vasto edificio que conduce toda la cuadra desde Via Tulipán hasta Lombillo, una escuela regentada hace más de medio siglo por los Hermanos Católicos de La Salle y que durante primaveras ha albergado una primaria y una escuela. colegio de secundaria, rodeado de una zona deportiva que se ha consumido.

En mi caso tuve suerte, porque mis dos hijas, la beocio que está en sexto división y la maduro que está en octavo división, estaban programadas para el mismo día. Pero no iba a ser casquivana porque, a pesar de ir juntos, tenían que vacunarse por separado, cada uno en un momento asignado a su propio agrupación de profesores. Así que a posteriori de esperar llamaron a la beocio y, a pesar de intentar convencer a la maestra de que les pusiera la inyección a los dos, mis palabras no la persuadieron y la maduro tuvo que quedarse exterior, sentada en una hormaza.

A pesar del escollo, nos sentimos aliviados de tener conseguido exceder el primer obstáculo y entrar a la escuela. Ya en la sombra e inmediatamente a posteriori de cruzar el puertas de la puerta, una mujer tenía la tarea de rociar un chorro de agua con cloro en cada mano, un saco abandonado rociado con ese puro asimismo servía como «paso de nalgas». En una de las aulas habían instalado una sala de prórroga improvisada con sillas colocadas a cinco pies de distancia.

A posteriori de reponer algunas preguntas, solo faltaban unos pocos pasos hasta donde la enfermera estaba de pie y estaba recibiendo la inyección. (14ymedio)

Cuando entramos al centro de profilaxis, la enfermera estaba esperando a los niños en un rincón de la habitación donde tenía todo diligente en una mesa mientras otra enfermera se encargaba de registrar el partición y confeccionar la cartilla de profilaxis. Pero primero había que sobrevenir por otra mesa con un médico que tomó la temperatura de los estudiantes y les hizo algunas preguntas: ¿Es alérgico a algún medicamento? ¿Padeces alguna enfermedad? ¿Has tenido covid recientemente? ¿Estás tomando antibióticos?

A posteriori de contestar, fue suficiente con dar unos pasos hasta donde estaba la enfermera y acoger la inyección. Tuvimos que esperar hasta que terminó con otro hijo, el padre sacó su celular para tomar una foto y ella le dijo: «Puedes pero por merced no lo publiques». “No te preocupes, es para el viejo que no quiere perderse este momento”, respondió.

Mi hija beocio se sentó y le dieron la primera dosis de Soberana 02 que luego se completará con una segunda, dejando sobrevenir 21 días entre cada una y una tercera que es con Soberana Plus. Ahora era una hora de prórroga en la cantina de la escuela, para monitorear su condición a posteriori de ser vacunada.

Era casi mediodía y mi otra novia ya había pasado el tiempo indicado en el mensaje de convocatoria. Una maestra nos informó que tenían que detener el proceso «porque algunos niños les habían subido la presión arterial». Entonces mi hija beocio y yo dejamos las reglas de prórroga y fuimos a otra fila donde estaban los estudiantes de secundaria.

Mínimo se había movido, el temporalizador dio las 12 y ni un solo irreflexivo de octavo división había sido vacunado.

Por supuesto, la recorrido de estos adolescentes no se parecía a la de los niños pequeños que iban de la mano de sus padres. Se reunieron en grupos para conversar mientras sus padres hacían huesito dulce y, por supuesto, cada saludo fue incompleto por un estrujón y un beso – quién controla la exaltación y el estruendo de los estudiantes de 13 y 14 primaveras que no han pasado a todos. otros en persona durante meses?

Pero los tres teníamos anhelo y pasamos por Tulipán para tomar un refrigerio en un café que está ajustado al flanco de la escuela. Aunque nos retrasamos, cuando volvimos la pinta era la misma. A las dos y media empezaron a organizar la fila para los alumnos de octavo división y pronto le tocó el turno a mi hija porque era una de las primeras.

El proceso fue casi el mismo, con la diferencia de que no se nos permitió ir al comedor para acompañarlos durante el tiempo de observación. «Pero y por eso el objetivo de que vengan con sus padres es que, que los acompañemos, no se quejen, así que hay que vigilarlos por si se sienten mal», protestó una matriz pero la maestra en al frente, fue intransigente: «Tienes que esperar exterior».

Pasada la hora, nos fuimos a casa y cuando salimos vimos que todavía había decenas de estudiantes exterior esperando bajo el inclemente sol de septiembre. El proceso que debería tener tenido ocupación en una mañana duró hasta la tarde, expandiendo innecesariamente la interacción física entre los chicos.

A posteriori de la profilaxis, la única queja de las niñas, especialmente de las más jóvenes, es un válido dolor en el benefactor. Fuimos al médico, pero comentó que esto es natural y que era más una señal de advertencia si tenía bochorno en el benefactor o si la zona donde recibió la inyección se puso muy dura.

Hablando más tarde con otras madres que asimismo hicieron lo mismo el viernes, pude escuchar historias suficiente similares: retraso en la venida de las vacunas, poca estructura y, en militar, morosidad en el proceso.

«Lo peor es que todavía tenemos que afrontarlo dos veces más y no creo que sea diferente», comentó un pesimista. «La próxima vez tienes que traer un paraguas, un sotabanco y más agua fría», dijo.

____________

COLABORA CON NUESTRO TRABAJO: los 14ymedio postura por un periodismo serio que refleje la efectividad cubana en toda su profundidad. Gracias por acompañarnos en este dilatado alucinación. Te invitamos a que sigas apoyándonos desde conviértete en miembro de 14ymedio Ahora. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.



Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.