La concepción de escasez de Cuba salió a las calles – Translate Cuba

0


Los jóvenes quieren una Cuba mejor y dicen que por eso han saliente a la calle a vocear «pueblo y vida». (EFE / Yander Zamora)

14ymedium más grande14ymedio, Alberto Hernández, Santiago de Cuba, 20 de julio de 2021 – «La palabra anhelo está grabada en mis huesos». Desde su inicio hasta casi los 20 primaveras, Rubén creció en una grupo disfuncional donde sufría de desnutrición. «Comía mal y solo una vez al día», dice. Es uno de los miles de jóvenes cubanos que protestan en las calles estos días, exigiendo facilidad y el fin del sistema flagrante.

Privado de nutrientes, su cuerpo no se desarrolló normalmente. «En mi adolescencia parecía que tenía ocho primaveras», dice. «A posteriori de salir a la calle para mantenerme, finalmente logré manducar un poco más». A partir de ese momento empezó a crecer y logró recuperarse un poco. «Soy de los que siempre ha tenido miedo de ocurrir anhelo así que ahora iré a todos lados a vocear»pueblo y vida» [homeland and life]. «

Su concepción se vio profundamente afectada por la escasez. «Retentiva que comíamos pollo una vez al mes», dice Ignacio. «Mi superiora una vez dejó mi tentempié y cuando llegué a casa de la escuela encontré al pícaro del vecino comiendo mi ración mensual de pollo ”. Odia a los gatos desde entonces. «Y ahora estoy lidiando con» ¡Díaz-Canel debajo! «, Grita.

Yamila, una superiora soltera de 23 primaveras, está desesperada. “No tengo látex. Cuando hay un corte, no hay pan, no se puede manducar arroz, no se puede manducar azúcar, no hay carne, ¡no hay nulo! » grita en medio de las maldiciones. Ella fue una de las madres que se manifestaron en Santiago de Cuba el 11 de julio.

Los trabajos en Cuba no pagan lo suficiente para que los jóvenes vivan, por lo que muchos buscan otras opciones. “Me licencié en ingeniería civil, como quería mi padre, pero ahora llevo pasajeros en la motocicleta eléctrica de mi tío”, dice Antonio. Fue uno de los muchos motociclistas que apoyó las manifestaciones del domingo en Santiago. “No quiero ocurrir toda mi vida conduciendo a la masa. ¡Debajo el comunismo! «

Escuche, hable con su tía en Italia y dígale que estoy buscando un estadounidense que se case conmigo. Ya no soporto la vida en la montaña. Tan malo como está aquí, es peor en Songo ”, suplica Dalia, quien vive en un pueblo rural de la provincia. “No importa si es remoto, aunque prefiero que sea imberbe y resistente. Lo importante es que salgo de esta prisión. Tengo fotos en mi teléfono que puedo imprimir en Internet «.

Eduardo y Marta están desconcertados por su descendencia, los dos profesionales. «Dimos a nuestros hijos la mejor educación posible bajo el comunismo», dicen. Pero luego de graduarse, los dos dejaron en claro que no querían quedarse en Cuba, no querían proceder una vida de pobreza, anhelo y escasez como lo hacían sus padres.

Hoy su hija vive en Pimiento y su hijo en Bélgica. Entreambos están acertadamente establecidos en sus profesiones elegidas. Entreambos expresan su apoyo a las manifestaciones desde las trincheras de las redes sociales.

Gisela cuenta estas anécdotas con cierta tristeza en la vistazo. Se graduó como trabajadora de la lozanía en 2018. “Cuando comencé a trabajar ganaba poco más de 1,000 pesos mensuales. Retentiva que en ese momento el tipo de cambio era de 25 pesos el dólar y podía permitirme ir y venir del trabajo y comprarme un sándwich.

Ahora, tras la fusión monetaria, apetencia 4.000 pesos mensuales. “Presumiblemente, eso es más metálico, pero en ingenuidad es lo mismo o menos. Ahora mi alucinación cuesta 80 pesos, 40 pesos por trayecto y el sándwich cuesta 20. Un total de 100 pesos, cuatro veces más que antaño. Y eso no toma en cuenta el hecho de que casi todo lo que necesito solo se puede comprar con moneda resistente, que no tengo «. Por eso, dice, quiere una Cuba mejor y se ha tumbado a la calle gritando «.pueblo y vida. «

____________

COLABORA CON NUESTRO TRABAJO: La 14ymedio puesta por un periodismo serio que refleje la ingenuidad cubana en toda su profundidad. Gracias por acompañarnos en este prolongado alucinación. Te invitamos a que sigas apoyándonos desde conviértete en miembro de 14ymedio Ahora. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.



Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.