El dólar sigue siendo reglamentario en Cuba a pesar de que los bancos ya no aceptan depósitos en efectivo – Translate Cuba

0


Los clientes hacen fila frente a un lado en medio de la incertidumbre creada por el anuncio de que ya no se aceptarán depósitos en efectivo en dólares. (14ymedio)

14ymedium más grande14ymedio, La Habana, 21 de junio de 2021 – Algunas de las incógnitas que se ciernen sobre la isla durante los últimos diez días han comenzado a desvanecerse hoy, marcando el inicio de la suspensión de ciertos tipos de transacciones en dólares. Aunque los bancos ya no permiten a los clientes realizar depósitos en efectivo de moneda estadounidense, el dólar sigue siendo de curso reglamentario y es tan omnipresente en la vida de los ciudadanos cubanos que es mediano suponer que disfrutará de una larga vida en el mercado informal, especialmente como extranjeros. Los visitantes que llegan a la isla con esta moneda la apoyan.

Los cubanos todavía creen que es seguro tener dólares porque, pase lo que pase, la moneda estadounidense sigue siendo el en serie universal por el momento. Por el contrario, el peso convertible prácticamente desapareció, al menos oficialmente, hace meses. Se ha ido de la vida cotidiana por más tiempo, en previsión de su eminente desaparición.

En cuanto al peso cubano, su valía en el extranjero es cero, víctima de la inflación provocada por la coetáneo crisis económica y financiera del país. Incluso los funcionarios del gobierno no parecen creerlo. Paradójicamente, ahora exigen que los cubanos usen el dólar incluso cuando compran los productos de consumo más básicos.

El 10 de junio, las autoridades anunciaron que los bancos ya no aceptarán depósitos en efectivo en dólares, argumentando que el gobierno no ha podido utilizar los billetes acumulados conveniente a las sanciones internacionales. Por lo tanto, los bancos solo aceptarán depósitos y transferencias bancarias en otras monedas a partir del 21 de junio.

Un par de días posteriormente, el vicepresidente del Bandada Central de Cuba (BCC), Francisco Mayobre Lence, dijo en una entrevista televisada que los turistas ya no podrán cambiar dólares por efectivo. Necesitarán una moneda diferente para respaldar sus gastos o deberán utilizar una de las tarjetas de crédito internacionales aceptadas en la isla. (El retención estadounidense prohíbe el uso de tarjetas emitidas en Estados Unidos).

La empresa estatal de cambio de moneda cubana, Cadeca, además ha comenzado a traicionar tarjetas prepagas en denominaciones de $ 200, $ 500 y $ 1,000 en sus oficinas en destinos turísticos. Los clientes cubanos pueden adquirirlos presentando primero un pasaporte, que debe renovarse cada dos primaveras. Sin retención, los dólares siguen siendo legales y es posible que los viajeros continúen introduciéndolos como efectivo en la pertenencias del país.

Los turistas compran una gran cantidad de productos y servicios alternativos, desde visitas guiadas hasta viajes en taxi privado y puros en el mercado infeliz, que los empresarios privados (cuya existencia se ha legalizado recientemente) los venden por dólares.

La mayoría de estas actividades son ilegales pero la experiencia es abierta, generalizada y generalmente tolerada, aunque el número de visitantes estadounidenses, que suelen ser los que portan esta moneda, sigue siendo muy bajo.

Igualmente se puede tener fe en que los visitantes cubanoamericanos a la isla traigan remesas en efectivo al país que habrían enviado anteriormente desde el extranjero. Esos dólares terminarán en el mercado infeliz, donde las ‘mulas’ y los aspirantes a expatriados están ansiosos por comprarlos, incluso si en este momento el único destino al que cualquiera puede correr es Rusia.

Si proporcionadamente muchas personas comenzaron a esperar en fila exterior de los bancos al amanecer del día posteriormente del anuncio del gobierno, no hubo indicios de una gran prisa por deshacerse de la moneda.

«¿Por qué debería quedarme con este fortuna si no podré usarlo posteriormente de esta plazo?» preguntó un señorita que esperaba exterior de la entrada de la sucursal el 11 de junio. Fue uno de los muchos que estuvieron allí para entregar sus ahorros en una operación que recuerda a las llamadas casas de oro y plata.

En la plazo de 1980, las personas intercambiaban sus joyas y piedras preciosas en estas tiendas administradas por el gobierno a cambio de vales que podían usar para comprar ropa, calzado y electrodomésticos.

El jueves pasado además hubo una avalancha del euro en Miami, que ya escaseaba en muchas sucursales de la ciudad. Vieron una estallido de inmigrantes cubanos que compraban ansiosamente monedas de euro para enviárselas a sus familiares en la isla. Sin retención, muchos cubanos se mantienen cautelosos. El euro no está experimentando el progreso meteórico que se predijo el primer día, ni los dólares se están escapando de las manos de la parentela. En cambio, la mayoría está esperando estudiar la marcha tangible de una moneda que ha gobernado sus vidas durante tanto tiempo.

____________

COLABORA CON NUESTRO TRABAJO: La 14ymedio postura por un periodismo serio que refleje la verdad cubana en toda su profundidad. Gracias por acompañarnos en este dispendioso delirio. Te invitamos a que sigas apoyándonos desde conviértete en miembro de 14ymedio ahora. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.



Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.