Cuba es tuya – Traducir Cuba

0


Manifestación este 11 de julio en Alqízar, Artemisa. (La captura de pantalla)

14ymedium más grande 14ymedio, Federico Hernández Aguilar, San Salvador, 22 de julio de 2021 – Cuba es tuya, hermano. Esta isla te pertenece, hermana. Tu rostro se refleja en sus aguas. En el azur de sus cielos vagan las nubes de tus sueños. Pero en esta tierra insular querían, ¡qué redundante! – para aislarte, quisieron reprimir tu voz durante tantos primaveras, silenciar tu conciencia, obligarte a abrazar un destino que no fue, no es, nunca fue tuyo.

Durante más de seis décadas, equivalente a toda la vida de un ser humano, cientos, miles de cubanos nacieron, se criaron y murieron respirando un ventarrón enrarecido, contaminados por el discurso hegemónico de un reunión de privilegiados que se creían eternamente en el poder.

Sin retención, hermana, hermano: oye, siente, ¿has gastado cómo el singladura ha girado en las costas, has observado con qué intensidad se ha renovado el sol en el horizonte? El 11 de julio le dio la reverso a la historia. Te has hecho eco de tus pasos de un rincón a otro de la isla que siempre ha sido tuya y de la que ahora reclamas la propiedad.

Estaban tan decididos a infundirte miedo que terminaron arrebatándoselo. Nunca supieron cuánta fuerza le dieron a tu ansia de exención cuando te silenciaron, cuando te encerraron en frías mazmorras, cuando te cubrieron con cadenas. Hoy lo saben. Hoy el miedo es de ellos.

Sacaste el miedo de tu casita y lo pusiste en sus residencias oficiales. Ya no tiemblas; ellas hacen. Su poder, antiguamente tan inmenso, ahora se nubla, y lo has conseguido poniendo los pies en la calle, uniéndote a la marcha espontánea de otros que todavía han descubierto que el futuro les pertenece.

José Martí te mira desde lo suspensión de su estatua blanca. Su pensamiento lúcido atraviesa tu memoria y hace que tus pulmones se expandan: “Como los huesos del cuerpo humano, el eje de la rueda, el ala del pájaro y el ventarrón del ala, así la exención es la esencia de la vida. Todo lo que se hace sin él es imperfecto ”.

Y ya has tenido suficiente de las imperfecciones impuestas, de la miseria inmerecida, del anhelo que devora las entrañas, del anhelo, del anhelo, que devora el alma.

Martí mira. Besalamano tu semblante heroico con la fuerza de una palabra que la tiranía intentó usurpar, pero que hoy encuentra su esplendor flamante en los gritos de exención que hacen emocionarse tu corazón. Ese héroe te ofrece así el calor de su aliento; afirma tus tobillos; te empuja a la lucha sin precedentes. Y lo ves asomarse del pedestal para susurrar en tu audición: «Quien vive en un credo autocrático es como una madreperla en su caparazón, que sólo ve la prisión que la encierra y cree, en la oscuridad, que este es el mundo». ; la exención le da alas a la madreperla ”.

Y es verdad, hermano, hermana de Cuba: te han crecido las alas. En vano pensaron en convertir esta isla en tu caparazón. En unos momentos has escaso la prestigio que deseaba Martí para la multitud por la que se desangró en Dos Ríos. Entre él y tú hay un puente existente, indestructible, más válido que cualquier ideología para conectar tus aspiraciones con las de todo hombre o mujer que ama y defiende la exención, la propia y la ajena.

Cuba es tuya, hermana. La nación te pertenece, hermano. Está presente en esa mujer que pide pan para sus hijos, en la alzamiento de ese muchacho que exige respeto por sus sueños, en la consigna de ese reunión de poetas, músicos, periodistas, ciudadanos que, juntos, hombro con hombro, Vaya hoy a la plaza a cantar el par de palabras que están sepultando 62 primaveras de oprobio: «¡País Y Vida!» [Homeland and Life].

Y así es. No lo dudes. ¡Porque la vida es tuya, hermano, hermana de Cuba, tu país todavía será tuyo!

Traducido de: Hombre de paz

____________

COLABORA CON NUESTRO TRABAJO: El 14ymedio desafío por un periodismo serio que refleje la existencia cubana en toda su profundidad. Gracias por acompañarnos en este holgado delirio. Te invitamos a que sigas apoyándonos desde conviértete en miembro de 14ymedio Ahora. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.



Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.