Cuando la represión fogata a tu puerta – Translate Cuba

0


A mí no me importa que me hayas difamado sin conocerme, agredido sin argumentos o izado el puño en una descalificación contra mí o mis seres queridos. (Una captura de pantalla de un video filmado durante un violento acto de divorcio contra el marido de Yoani, Reinaldo Escobar *, la persona de la izquierda que mira en dirección a delante).

14ymedium más grande14ymedio, Yoani Sánchez, Concepción Y, 21 de julio de 2021 – Hace poco más de diez días, la represión violenta era una experiencia extraña para muchos cubanos, una historia contada por otros que dudaban cuando la contaban opositores al gobierno o periodistas independientes. Así parecía hasta el 11 de julions cuando algunos confirmaron, en primera persona, que las detenciones arbitrarias, las golpizas, los allanamientos y humillaciones en las comisarías, y el silencio de las autoridades sobre el paradero de un detenido, no eran fantasías o engaños de unos pocos.

Muchos de los que antaño dudaban e interrogaban a las víctimas, diciendo que se lo habían inventado todo y que tal cosa no podía acaecer en esta isla, ahora tienen encerrado a un hijo o una nieta esperando un sensatez sumario solo por tener bajado en la calle a pregunta por «¡Autonomía!» o intentar aprender disturbios populares con la cámara del teléfono celular. Los testimonios van saliendo a la luz, entre excesos, ultrajes, largos interrogatorios, amontonamiento de las celdas y amenazas, muchas amenazas.

Nulo de esto es nuevo para la parte de la población cubana que desde hace décadas denuncia estos hechos. Pero, a veces, tienes que sentirlo para creerlo, experimentarlo en tu propia carne para empatizar con otra víctima, o meter el dedo en la herida para convencerte de que existe.

Personalmente, no me conviene ahora devolver el incredulidad con incredulidad, la sordera con sordera, el sarcasmo con sarcasmo

Personalmente, no me conviene ahora devolver el incredulidad con el incredulidad, la sordera con la sordera, el sarcasmo con el sarcasmo. Es hora de echar una mano y apoyar a las nuevas víctimas de la represión directa, sin importar si alguna vez dudaron de los horrores vividos por otros.

Cuente conmigo para clamar por la libertad de sus hijos. No me importa si te burlaste de mí o no lo creíste cuando me secuestraron y golpearon en noviembre de 2009; * No me importa si te prestaste a atender a mi bebé de camino a la escuela y le gritaste que su matriz era una «mercenaria»; No me importa si informó que la familia me visitaba y se reía cuando pasaba largas horas en una celda de la prisión. No importa si te uniste a la ejecución de mi reputación y al intento de matarme socialmente.

A mí no me importa que me hayas difamado sin conocerme, agredido sin argumentos o izado el puño en una descalificación contra mí o mis seres queridos. Estoy de tu costado por la libertad de ese natural que amas. Te creo.

* Notas del traductor:

Véase todavía Culpar a la víctima

Para ver un video del evento que se muestra en la foto, vea aquí.

____________

COLABORA CON NUESTRO TRABAJO: La 14ymedio desafío por un periodismo serio que refleje la sinceridad cubana en toda su profundidad. Gracias por acompañarnos en este derrochador delirio. Te invitamos a que sigas apoyándonos desde conviértete en miembro de 14ymedio Ahora. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.



Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.