Agricultura cubana y Valdés Mesa, donde el agua entra al coco – Traducción Cuba

0


Salvador Antonio Valdés Mesa, primer vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba. (Trabajadores)

14ymedium más grande

Elías Inclinación Magnífico, Economista, 23 de julio de 2021 – Valdés Mesa parece acaecer descubierto finalmente «por dónde entra el agua al coco». Folleto estatal de Cuba Abuela tomó un título de una frase que utilizó en un avenencia con agricultores de las provincias de Sancti Spíritus y Ciego de Ávila: «El primero en triunfar es el productor agrícola».

Sí. Tiene razón. Desde la época del fisiócrata francés Juan Francisco Quesnay, en el siglo XVIII, se sabe que la tierra debe triunfar, básicamente porque de lo contrario está abandonada. Esto es facil. La fisiocracia * ha alentado durante décadas el pensamiento financiero para colocar a la agricultura en el corazón de las economías y incluso interiormente de la industrialización, y los economistas clásicos posteriores se han basado en la agricultura para explicar sus diversos modelos. No hay duda de que el sector agrícola debe producir, y incluso ser efectivo en hacerlo, para triunfar pasta, para ser rentable.

En Cuba, Valdés Mesa, quien, a decidir por su etapa, debió conocer la próspera agricultura cubana antiguamente de 1959, debe sufrir la insoportable sensación de presenciar el fin de un maniquí financiero que nunca ha servido para ausencia.

Sus visitas a provincias de todo el país para evaluar el progreso de la producción agrícola y sus perspectivas inmediatas deben haberle mostrado la dura efectividad del fracaso. Por ejemplo, Ciego de Ávila, con suficientes reservas de agua correcto a su geogonia y nivel freático, así como trabajadores calificados en el sector agrícola, está tratando de incrementar la producción agrícola, pero da la impresión de que no puede alcanzar ni siquiera un auto- suministro suficiente. de alimentos.

Entonces, como el caso está perdido, allá donde va Valdés Mesa se alabarda a los mismos “discursos” (que ya se ha comentado en artículos anteriores de este blog). Ahora, en sus discursos de concentración, a los que asistieron todos, desde miembros prominentes del partido, el ministro de Agricultura y gobernadores provinciales, hasta líderes empresariales estatales y una larga nómina de autoridades, todos escuchan con atención, aplauden y apoyan.Todo lo que dice el líder comunista.

En este acto final, volvió a la idea de que lo primero y más importante que deben alcanzar los agricultores y otros productores agrícolas «es producir más alimentos para la masa» y para ellos «deben triunfar».

No es extraño que nadie se sorprendiera por estas declaraciones, entregado que es perfectamente sabido que si la agricultura cubana no produce más no es fallo de los campesinos, sino por los innumerables impedimentos, obstáculos e injerencias que impone el régimen. para subyugar a los productores y amurallar sus ganancias para evitar que se enriquezcan.

Una cosa es proponer que hay dificultades y carencias, como lo hace Valdés Mesa, otra es que esos problemas siempre están ahí, que nunca se abordan adecuadamente y que los cubanos se quejan continuamente de que no llega la comida. Esto es poco que debe arreglarse. Ahora.

El llamado del arcaico líder comunista para aumentar la producción ha abordado la cuestión de la adecuación de las famosas 63 medidas aprobadas por el régimen para tratar de reactivar el sector rural, que no están dando los resultados esperados, entregado que aún faltan alimentos. . No es extraño que las autoridades estén preocupadas, porque los motores que impulsaron las protestas del 11 de julio siguen ahí y, al menos por el momento, no se ha contrario una decisión para corregir el lío.

Por eso Valdés Mesa dijo que «este proceso es cachazudo» y agregó que «nos errata dinamismo, tenemos burocracia, y el viejo obstáculo es que no hemos tenido la capacidad de resistir a todos los productores, y si alguno debe tener claro el medidas es el productor agrícola ”.

Es bueno que de vez en cuando alguno del régimen asuma la responsabilidad, aunque sea con la boca pequeña y la voz tranquila. Lo cierto es que inmediatamente posteriormente del retiro se anunciaba como la causa fundamental de todos los males, a los que se sumaban las dificultades financieras y la importación de los productos y servicios necesarios. Y volvamos al punto de partida, porque si no estuviéramos frente a un sector agrícola ineficiente, estos problemas ciertamente no existirían.

La secreto es que la tierra cubana produce y anhelo pasta, como querían los fisiócratas franceses del siglo XVIII. Lo bueno es que los campesinos entienden esto claramente, y algunas personas valientes, molestas por el tono de sus declaraciones, le dijeron a Valdés Mesa.

Los cubanos han perdido el miedo, y esto incluso se manifiesta en las notas publicadas por Abuela, que admiten posiciones en muchos casos contrarias a las del régimen.

Lo inconcebible es que zonas de la geogonia cubana especialmente preparadas para la agricultura tengan dificultades para alcanzar una producción estable y continua. Habría que considerar si el diseño contemporáneo basado en mini-industrias o empresas estatales socialistas, como Agropecuaria La Cuba, Isla de Turiguanó Bestiame y Ceballos Agroindustrial, es el más adecuado para producir más. Sin duda, una beocio finanzas estatal y un sector privado más empoderado proporcionarían resultados mucho mejores.

Agricultores (como Jaime de Arrogante López, de la Cooperativa de Crédito y Servicios El Vaquerito (CCS); Martín Alonso Gómez, de Reinaldo Maning CCS; Rolando Macías Cárdenas, de CCS José Antonio Echeverría; y Carlos Blanco Sánchez, director de Agropecuaria La Cuba ) quienes participaron en el evento saben que para aumentar la producción se necesita otro maniquí menos intervencionista, con menos trabas, y del cual el Estado se retira, otorgando capacidad de audacia al sector privado. Y sobre todo para triunfar pasta, que la tierra sea rentable y que la escalera se pueda incrementar mediante inversiones.

Las necesarias transformaciones estructurales se demoran injustificadamente e impiden la creación de procesos productivos racionales y eficientes que permitan “triunfar” al agricultor, como afirmó Valdés Mesa. Los llamamientos del líder comunista para evitar las «tierras baldías», impulsar los centros productivos, respetar los planes de diversificación de cultivos y, en definitiva, seguir las 63 medidas aprobadas por el gobierno, sonaron a coco malogrado posteriormente de acaecer explicado su idea de dónde. entra agua. Otra pérdida de tiempo y problemas que no permiten la postergación.

* Nota del traductor: La fisiocracia es una teoría económica desarrollada por un congregación de economistas franceses de la Ilustración del siglo XVIII que creían que la riqueza de las naciones derivaba sólo del valencia de la «agricultura territorial» o el «expansión de la tierra» y esos productos muy caros. Wikipedia

Traducción de Tomás A.

____________

COLABORA CON NUESTRO TRABAJO: El 14ymedio postura por un periodismo serio que refleje la efectividad cubana en toda su profundidad. Gracias por acompañarnos en este dadivoso delirio. Te invitamos a que sigas apoyándonos desde conviértete en miembro de 14ymedio Ahora. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.



Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.